martes, 9 de enero de 2018

UNA BOMBA ATÓMICA EN LA LUNA: ESTADOS UNIDOS Y EL "PROYECTO A119"



Por Uriel González :: @urielgonzalez

El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética lanzo al espacio el primer satélite artificial de la historia llamado Sputnik 1,  el mundo asombrado vio iniciar la carrera espacial entre las dos máximas potencias mundiales en plena Guerra Fría.

En Estados Unidos cundió el pánico, porque imaginando sobre su cielo a naves espaciales rusas cualquier cosa podía ocurrir y la psicosis colectiva fue en aumento, por lo que el gobierno tomo algunas medidas como la creación de la NASA y aumento de los fondos para conquistar el espacio, y en otros casos...bombardearlo

Así surgió el Proyecto A119, un plan secreto organizado por la Fuerza Aérea norteamericana para detonar una bomba atómica durante la fase de luna llena, se buscaba que así todo el planeta pudiera ver el poder de los Estados Unidos desplegados en una mezcla de avance científico, desafío a los rusos y demostración de fuerza.



Grupos de físicos, ingenieros y hombres de ciencia calcularon durante meses en absoluto secreto los parámetros de distancia, peso y los efectos de un bomba nuclear detonada en la superficie del satélite de la tierra, así como el mejor angulo y lugar para que hongo atómico fuera visible por el polvo lunar y la luz del sol en todo el mundo que estuviera mirando hacia el cielo nocturno.

Claramente este era un plan agresivo y delirante, que comenzó a generar dudas entre la cúpula militar y científica sobre su significado y utilidad, porque finalmente ¿De que servia detonar una bomba atómica en la luna, fuera de causar miedo a todos los habitantes de la tierra?, la carrera espacial también se trataba de buena imagen y las explosiones nucleares no eran compatibles con eso.

Así, con el mismo secreto que se inicio, el Proyecto A119 fue cancelado y la información permaneció oculta junto con otros  planes para el espacio que se descartaron por ser imposibles o macabros hasta que con el presidente Kennedy se trazó un objetivo ambicioso y mas concreto dentro de la década siguiente: Estados Unidos pondría un hombre en la luna.

Este episodio se mantuvo como una leyenda hasta que documentos desclasificados y el testimonio de científicos del equipo que participaron en el plan confirmaron que hubo un día en que los Estados Unidos quisieron algo mas que satélites, naves o astronautas y exploraron la posibilidad de lanzar una bomba hacia la luna.

Mucho tiempo ha pasado desde la lucha entre estadounidenses y soviéticos por conquistar el espacio y el fin de este plan secreto, y hoy en día los objetivos de la Casa Blanca parecen estar enfocados en usar las bombas nucleares, pero solo dentro de nuestro planeta.

Menos mal.




BIBLIOGRAFIA

Russel, Jeese y Cohn, Ronald, Project A119, Estados Unidos (2012)

Sanz, Javier, FCaballos de Troya de la Historia, España, (2014)