lunes, 5 de febrero de 2018

EL VUELO DE MARGOT



Por Uriel González :: @urielgonzalez


El 12 de diciembre de 1920 en Río Bueno, nació Margot Duhalde Sotomayor.

A principios del Siglo XX en Chile surgían los primeros movimientos feministas organizados, y a la par que Margot crecía en el sur junto a sus once hermanos, las mujeres daban los primeros pasos en romper las barreras sociales y culturales que impedían su plena participación en los ámbitos de la vida pública.

En su infancia Margot subía al techo de su casa para ver pasar los primeros aviones que abrían los cielos de Ranco, y luego de compartir con sus padres el sueño de ser piloto, enfrento la oposición cerrada de ellos a sus planes.

Pero poco después de esto Margot enfermó de escarlatina, que era una enfermedad grave en su tiempo, con la preocupación y cuidados de sus padres logró recuperarse y también que le permitieran prepararse para ser piloto, ya que el deseo que guió su vida, en sus propias palabras fue:

"Lo único que quería era volar"

Mintiendo sobre su edad logro que a los 16 años fuera la primera mujer de Chile en recibir entrenamiento formal para la aviación, obteniendo su título de piloto civil.

Pero no sería en su país donde Margot volaría, si no que las circunstancias de su tiempo, le tenían guardada otra gran misión.

La segunda guerra mundial comenzaba en Europa, y la joven Margot Duhalde había terminado su instrucción, por lo que acudió al llamado en búsqueda de pilotos que requería la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña y así junto a otras 600 mujeres de todos los rincones del mundo, ingreso en el grupo auxiliar de transporte aéreo.

Las condiciones de las misiones en Europa eran extremadamente difíciles, entre niebla y tormentas Margot y sus colegas pilotos llevaban adelante recorridos sin comunicación con bases para evitar ser interceptadas por los nazis que amenazaban derribar cada vuelo, y así, entre su destinación en la Fuerza Aérea Francesa y las misiones exitosas que se acumulaban en su bitácora, Margot Duhalde Sotomayor se convirtió en Sargento Piloto.

Para cuando la segunda guerra mundial finalizó y fue aprobado el voto femenino en Chile, la Sargento Duhalde ya había piloteado más de 1.500 aviones, entre naves de combate, entrenamiento, abastecimiento y bombarderos.

Desde Rio Bueno hasta el Canal de la Mancha, en su largo vuelo Margot fue reconocida en su valentía y capacidad de sobreponerse a riesgos y accidentes, siendo condecorada con la medalla de la Legión de Honor, la más importante condecoración militar de Francia.

Terminada la guerra, Margot Duhalde recorrió el mundo realizando demostraciones de vuelo y cumpliendo funciones como piloto comercial en América, África y Europa, de regreso a Chile, fue jefa de torre de control en la Fuerza Aérea de Chile e instructora de vuelo hasta el momento de su retiro.

El día de hoy a los 97 años, después de una vida extraordinaria, la primera mujer piloto de guerra de Chile, Margot Duhalde Sotomayor, ha fallecido en Santiago.


Le deseamos un buen vuelo.


martes, 9 de enero de 2018

UNA BOMBA ATÓMICA EN LA LUNA: ESTADOS UNIDOS Y EL "PROYECTO A119"



Por Uriel González :: @urielgonzalez

El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética lanzo al espacio el primer satélite artificial de la historia llamado Sputnik 1,  el mundo asombrado vio iniciar la carrera espacial entre las dos máximas potencias mundiales en plena Guerra Fría.

En Estados Unidos cundió el pánico, porque imaginando sobre su cielo a naves espaciales rusas cualquier cosa podía ocurrir y la psicosis colectiva fue en aumento, por lo que el gobierno tomo algunas medidas como la creación de la NASA y aumento de los fondos para conquistar el espacio, y en otros casos...bombardearlo

Así surgió el Proyecto A119, un plan secreto organizado por la Fuerza Aérea norteamericana para detonar una bomba atómica durante la fase de luna llena, se buscaba que así todo el planeta pudiera ver el poder de los Estados Unidos desplegados en una mezcla de avance científico, desafío a los rusos y demostración de fuerza.



Grupos de físicos, ingenieros y hombres de ciencia calcularon durante meses en absoluto secreto los parámetros de distancia, peso y los efectos de un bomba nuclear detonada en la superficie del satélite de la tierra, así como el mejor angulo y lugar para que hongo atómico fuera visible por el polvo lunar y la luz del sol en todo el mundo que estuviera mirando hacia el cielo nocturno.

Claramente este era un plan agresivo y delirante, que comenzó a generar dudas entre la cúpula militar y científica sobre su significado y utilidad, porque finalmente ¿De que servia detonar una bomba atómica en la luna, fuera de causar miedo a todos los habitantes de la tierra?, la carrera espacial también se trataba de buena imagen y las explosiones nucleares no eran compatibles con eso.

Así, con el mismo secreto que se inicio, el Proyecto A119 fue cancelado y la información permaneció oculta junto con otros  planes para el espacio que se descartaron por ser imposibles o macabros hasta que con el presidente Kennedy se trazó un objetivo ambicioso y mas concreto dentro de la década siguiente: Estados Unidos pondría un hombre en la luna.

Este episodio se mantuvo como una leyenda hasta que documentos desclasificados y el testimonio de científicos del equipo que participaron en el plan confirmaron que hubo un día en que los Estados Unidos quisieron algo mas que satélites, naves o astronautas y exploraron la posibilidad de lanzar una bomba hacia la luna.

Mucho tiempo ha pasado desde la lucha entre estadounidenses y soviéticos por conquistar el espacio y el fin de este plan secreto, y hoy en día los objetivos de la Casa Blanca parecen estar enfocados en usar las bombas nucleares, pero solo dentro de nuestro planeta.

Menos mal.




BIBLIOGRAFIA

Russel, Jeese y Cohn, Ronald, Project A119, Estados Unidos (2012)

Sanz, Javier, FCaballos de Troya de la Historia, España, (2014)