viernes, 15 de septiembre de 2017

EL DÍA QUE NORCOREA GANÓ: LA CAPTURA DEL USS PUEBLO



Por Uriel González :: @urielgonzalez

En medio de la guerra fría, el enfrentamiento entre comunistas y capitalistas por el control del mundo llevo a que el espionaje fuera vital para las potencias en conflicto, por todos los medios posibles se intentaba saber que armas, planes y estrategias se preparaban a cada lado de la cortina de hierro.

En este contexto una noche de enero de 1968 desde una base norteamericana en Japón, zarpó el barco USS Pueblo  en una misión para interceptar las señales de la flota soviética en Corea del Norte, lo que era un trabajo arriesgado pero rutinario en la guerra fría, dio sin embargo un vuelco inesperado.

La marina norcoreana detectó este barco y salió a interceptarlo, tras lo cual luego de horas de persecución se abrió fuego contra el Pueblo matando a un miembro de la tripulación norteamericana, tras lo cual finalmente soldados norcoreanos abordaron el barco y lo llevaron junto con su tripulación como prisioneros.


Cuando las noticias de este episodio se hicieron publicas en Estados Unidos se debatió entre amenazar con un ataque nuclear si no se devolvía el Pueblo y su tripulación, o llevar a cabo una negociación con el régimen de Kim Il Sung (Abuelo de Kim Jong Un, actual dictador norcoreano) para liberar a los soldados prisioneros, y finalmente se opto por eso para no escalar mas en incidentes que siempre podrían terminar en una guerra abierta.

Los marinos del Buque USS Pueblo estaban prisioneros bajo la duras condiciones del régimen norcoreano, aunque a pesar de esto encontraron un método de resistencia bastante curioso: Cuando en las negociaciones se pedían pruebas de que la tripulación estaba viva y en buenas condiciones, los norcoreanos fotografiaban al grupo de marinos quienes siempre de forma disimulada, levantaban su dedo medio ante las cámaras de sus captores.


Cuando en Corea del Norte se descubrió el gesto, las condiciones en la prisión y las negociaciones se pudieron bastante mas difíciles, y finalmente tras largos meses de discusiónes Estados Unidos llego a la conclusión de que lo mejor que se podía obtener era a los prisioneros de regreso con vida, pero que no lograrían recuperar el barco jamás.



Casi un año después de su captura, la tripulación del USS Pueblo fue liberada por Corea del Norte y caminando uno por uno a través de un puente en la frontera sur, llegaron finalmente a salvo a la zona militar administrada por Estados Unidos en la frontera con Corea del Sur.

Los marinos de la tripulación debían ahora enfrentar en casa sus responsabilidades por la captura y el humillante episodio con el régimen norcoreano, pero a pesar de que debían ir a corte marcial el secretario de la armada de los Estados Unidos simplemente dijo que ellos "ya habían sufrido bastante", por lo que los dejaron retomar sus funciones en distintos lugares, ya que aunque había tripulación de regreso, no había barco.

Hasta el día de hoy hay un pequeño trozo de Estados Unidos en en el centro de Pyongyang: El barco USS Pueblo es una popular atracción turística donde familias norcoreanas pasean y escuchan a guías explicar la historia casi olvidada en occidente, del día en que Corea del Norte capturó un buque espía.
  
En su interior hay armas, mapas y recuerdos, pero quizás ninguna foto de los tripulantes, que hoy retirados en sus casas siguen levantando el dedo para las cámaras cada vez que les recuerdan aquel episodio.


  
BIBLIOGRAFIA

Schumacher, Frederick, Wilson, George, Bridge of No Return, The Ordeal of the U.S.S. Pueblo, Estados Unidos (1970)

Liston, Rober, The Pueblo Surrender, California (1988)

No hay comentarios:

Publicar un comentario