miércoles, 2 de noviembre de 2016

GABRIELA: UN VERSO POLÍTICO Y FEMINISTA

Por Constanza Guerrero :: @coniguerreror 
Resultado de imagen

Lucila, “la que nació con la primera luz del día”; fue una mujer que trascendió barreras temporales y espaciales, nacida en un país que escasa justicia ha hecho con las mujeres que han  marcado su historia.

Este año fue el 127° aniversario del natalicio del primer Premio Nobel Sudamericano y chileno de Literatura y la primera mujer iberoamericana en obtenerlo. Lucila Godoy Alcayaga, no fue profeta en su tierra, recién, seis años después del galardón mundial; fue nombrada Premio Nacional de Literatura.

Su pluma rebelde, rupturista y transformadora reflejaba un componente político marcado hasta su muerte por la reivindicación de la Tierra, el Indigenismo y la Mujer.

El pensamiento social de Gabriela Mistral; dista de la enseñanza clásica  y mítica sobre la poetisa, como un verso simplemente maternal que declamamos de memoria alguna vez en nuestros años de escolaridad. La poetisa poseía reflexiones críticas, vanguardistas y sensibles a la realidad latinoamericana. La equidad social era una preocupación constante en los diversos artículos que publicó; en los medios de la época sobre la injusticia, la pobreza, la opresión a la mujer, la infancia desposeída, el tema agrario y la educación, instrumento que consideraba el epicentro de la movilidad social y por la cual cuestionó duramente al Sistema de Educación Pública.


Resultado de imagen

Su pensamiento en torno a la educación se patenta principalmente en la recopilación “Magisterio y Niño”, dice a ello: “No creo en los métodos escolares de Chile respecto de la formación en el estudiante. Ellos son enteramente superficiales; las materias que da- y en abundancia- corren como el agua por los tejados” (1952). Adelantada a sus tiempos, y muy atingente en su diagnostico, el sistema educacional chileno intentaba erradamente despertar un intelectualismo dogmático e impositivo antes que sensaciones y sentimientos que despertasen la necesidad y amor del educando por la instrucción.

Resultado de imagen
La educación jugó un rol esencial en su existencia traspasando fronteras, siendo así invitada por el Secretario de Educación en México; José Vasconcelos, a colaborar con la Reforma Educacional y la creación de bibliotecas populares en 1922, pese a la falta de apoyo de las autoridades chilenas, quienes no la consideraban digna representante de Chile para la labor encomendada.

En lo referente a su relación con el Movimiento Feminista, el “mujerío” como le llamaba, estuvo afectada por la inflexible opinión de Gabriela respecto a la mujer como la responsable de la maternidad y la función que esta debía cumplir en ella.  Mistral creía fervientemente en el empoderamiento de la mujer, la igualdad de derechos y en la legitimación de género para abrir nuevos espacios que le brindaran conjuntamente, un bienestar a los niños por la responsabilidad inherente, que ella creía le compete a la mujer sobre el sustento y formación de los hijos.

De igual forma, no es baladí la posición crítica que sostenía sobre el  feminismo chileno y sus precursoras. A su parecer éstas no objetaban las estructuras sociales económicas, productoras de discriminación, que afectaban a las mujeres pobres y que las mantenían en condiciones paupérrimas; el feminismo entonces debía incluir a todas las mujeres y no solo a aquellas de clase media a media alta ilustradas con acceso a medios de comunicación y servidumbre que se responsabilizara de sus hijos; para que pudiesen dedicar tiempo a la causa que enarbolaban. En síntesis, el feminismo rechazado por Gabriela Mistral era aquel que solo impulsaba a la mujer burguesa y liberal que requería para sí la apertura de espacios, que antaño eran exclusivos del género masculino.

Para la poetisa, “la pobreza de la madre, es la pobreza del niño” y dentro de sus postulados propuso en 1923, solucionar para ello, la situación del hijo ilegítimo y salvaguardar así  la marginalidad que padecía la madre soltera.

Al respecto Mistral, en su escrito “La Organización de las Mujeres” (1925), opinaba que en el movimiento feminista chileno había: “Mucha legitimidad en los anhelos, pureza de intenciones, hasta un fervor místico, que impone el respeto; pero poca ¡Muy poca! cultura en materias sociales.” Es más; ante la invitación al Consejo Nacional de Mujeres, Gabriela respondió: “Con mucho gusto, cuando en el Consejo tomen parte las sociedades de obreras, y sea así, verdaderamente nacional, es decir, muestre en su relieve las tres clases sociales de Chile” porque para ella, fiel a su pensamiento político, feminista y social “La clase trabajadora no puede alcanzar menos de la mitad de representantes en una asamblea cualquiera, cubre la mitad de nuestro territorio, forma nuestras entrañas y nuestros huesos. Las otras clases son una especie de piel dorada que la cubre.”

Gabriela contradecía al patriarcado en materia de instrucción educacional femenina. Es así como señalaba en su escrito “Lectura para Mujeres”: “Se cae en error cuando, por especializar la educación de la joven, se le empequeñece, eliminando de ella los grandes asuntos humanos, aquellos que le tocan tanto como al hombre” (1923).  En su artículo  “La Instrucción de la Mujer”  evidenciaba que la solución a la problemática social de ésta, partía en la instrucción. La educación dignifica a la mujer, le permite solventarse y ser libre.
Para Gabriela, su condición de mujer también la inspiró a levantar un discurso claro en contra de toda opresión: “y es que a medida que la luz se hace en las inteligencias, se va comprendiendo su misión y su valor y hoy ya no es la esclava de ayer sino la compañera igual. Para su humillación primitiva, ha conquistado ya lo bastante, pero aún le queda mucho de explorar para entonar un canto de victoria” (1906).

Resultado de imagen
Entonces, se podría concluir que el discurso feminista de Gabriela es profundamente politizado e impregnado de conciencia de clase, diferenciándose de la injusta y reducida imagen que la historia chilena ha pretendido construir sobre ella. La escritora se plantea como una feminista con reservas al movimiento que le fue contemporáneo, asistiéndole ideas más progresistas, fue una mujer dispuesta a contribuir en tanto el movimiento feminista chileno verdaderamente no solo consiguiese como reivindicación el voto femenino – izado desde 1928 por nuestra destacada prosista en sus escritos políticos-  entre otros derechos civiles por los cuales se luchaba, sino que incluyese en su gesta a toda la población femenina del país sin distinción de clase, oficio o etnia, y que se responsabilice de su rol respecto a las futuras generaciones.  Para la poetisa “La reforma que el feminismo debe clamar como primera, es la igualdad de los salarios, desde la urbe hasta el último escondrijo cordillerano” (1948). Cabe destacar que 68 años atrás, consciente de que la mujer jefa de hogar era una realidad mayoritaria en el extracto más pobre, visualizaba una piedra angular de la disparidad de género en nuestra sociedad, situación que a la fecha no ha cambiado.

Chile, era una sociedad que no estaba preparada para la fuerza y agudeza transgresora de las palabras de una mujer humilde, campesina, que en sus correspondencia compartió con Eduardo Frei Montalva, su amigo, una lamentable sentencia: “He entendido muy tarde el desprecio que tuvo mi país de mí, mujer mal vestida.”(1951)


Resultado de imagen


Incomprendida, Gabriela se apropió desde su verso sobrio y coloquial, del latinoamericano y sus problemáticas sociales.  Poseía una  concepción propia del feminismo: realista, reivindicativo, de esperanza y lucha diaria; acorde a lo que ella consideraba virtudes intrínsecas de la mujer.  Asimismo, repudiaba la marginación del campesino a través de la explotación del latifundista y la banalización de la tierra como concepto, conjuntamente con el racismo hacia la población indígena y la pérdida de identidad y tradición.

Tuvo la capacidad de describir y discernir, adelantadamente a su época, los problemas femeninos y sociales - aún no resueltos- a los cuales propuso soluciones concretas. Estimuló a la mujer a ser más consciente de sí misma, instruirse y emanciparse a través de la educación y a luchar por sus derechos, que según ella, son también los derechos de los niños, por el futuro y el porvenir de la sociedad. 

Columna publicada originalmente en Revista Iniciativa Laicista Ed. Mayo 2016: http://www.iniciativalaicista.cl/images/pdf/iniciativa-laicista-mayo-2016/Iniciativa-Laicista-25.pdf

viernes, 24 de junio de 2016

NO ALTERNATIVE: EUROPA, EL BREXIT Y NOSOTROS



Por Uriel González :: @urielgonzalez

Nadie quizás, desde Europa hasta la periferia planetaria, pensaba en lo que finalmente paso: Gano el 'Brexit' y ahora el Reino Unido abandonará en un proceso paulatino -pero aun no detallado ni conocido del todo, al no tener ningún precedente institucional- la Unión Europea.

El vaso medio lleno, si se quiere ver asi, estuvo en la dignísima renuncia de David Cameron, ¿Como estaríamos acá con ese estándar de permanencia y entrega de cargos públicos ante responsabilidades políticas, electorales...o judiciales?

Mirando de lejos, fuera de especulaciones financieras y uno que otro análisis tan sudamericano  como innecesario (contando este, obviamente) un fenómeno así solo puede ser síntoma de algo mucho mas grande que la crisis de legitimidad, confianza, o de flujos migratorios, y los caminos posibles de respuesta van también mucho mas allá de la necesidad de "manos limpias" "nuevas generaciones" o todo tipo de manifestaciones de "escobas" políticas posmodernas, estamos para variar en una trampa lógica plausible pero errada, de viejos problemas, viejos diagnósticos y viejas recetas.

Algo esta pasando y es dificil de abordar bajo las categorías estándar típicas para estos fenómenos, bien intencionados pero limitados frente a la macrocomplejidad contemporánea, las avanzadas populistas por izquierda y derecha presentes hasta en los países mas progres, son síntomas de desborde cuasi-mundial, y ahora lamentablemente, en el caso del Reino Unido, seremos testigos de sus consecuencias que son tan históricas como catastróficas.

No soy experto en temas internacionales, pero duele y molesta tanto la derrota de cualquier idea de comunidad o bien común, como la pocas ganas y compromiso que la Unión Europea proyecta para ser una idea que valga mas la pena defender, antes que justificar o empatizar desde lo abstracto.

Margaret Tatcher, musa intelectual de la imprecisa pero fuerte ala derecha del "Brexit" decía en los 80s que "No había alternativa" a las duras reformas sociales y económicas implementadas en el Reino Unido,  y hoy quienes desde muchos lugares nos preocupamos o cuestionamos lo violento que puede ser esta afirmación como realidad, estamos entrampados aun en el pasmo y la rápida indiferencia ambiente con la que esta y muchas otras noticias contaminan el clima de buenaondismo general que queremos creer real pero somos incapaces siquiera de defender.

Como estaremos de mal, que lo mas serio que se puede leer después de saberse la noticia, son buenos augurios de las opciones de UKIP y los micronacionalismos europeos junto a recriminaciones al voto "Brexit" de las personas con menor nivel educacional, habitantes rurales, o los adultos mayores británicos...

C'mon.


martes, 8 de marzo de 2016

LAS TRABAJADORAS CHILENAS Y LA REFORMA LABORAL: UNA MIRADA DE GÉNERO


  
Por Constanza Guerrero :: @coniguerreror 

“(…) Muchas se han incorporado a las sociedades masculinas, a los gremios. Son las más cultas: Han escuchado debates, y aunque suela contagiarlas la violencia de la asamblea de hombres, que rojea, tienen ya las manos sobre la carne viva del problema social (…)”

Gabriela Mistral.

Comienza marzo y el Congreso despierta del letargo estival propio de febrero con la negociación sobre las Indicaciones al proyecto de Reforma Laboral.

Han sido días tensos, lamentablemente para el gobierno de la Presidenta Bachelet y una de las Reformas clave de su administración. 

La Reforma Laboral – qué es en realidad una Reforma Sindical- representa con mayor claridad las posturas y conflictos al interior de la Nueva Mayoría y devela que el apoyo en bloque para avanzar con el Programa de Gobierno una vez más es incierto gracias a los sectores conservadores de la Democracia Cristiana, como los Hermanos Walker y el senador Andrés Zaldívar.

Desde los inicios de su tramitación, los temas más álgidos para consensuar los votos de apoyo han sido los relacionados al reemplazo en la huelga,  la extensión universal de beneficios, la negociación interempresa y la consideración de servicios mínimos, entre otros.

Pero… ¿Qué tan alertas hemos estado las trabajadoras y ciudadanas respecto a la afectación positiva o negativa que la  Reforma Laboral tendrá en nosotras?.

Recapitulemos.

Si realizamos un análisis en perspectiva podemos recordar que el ingreso del género femenino al trabajo remunerado formal es tardío en relación a nuestros compañeros. Ha significado luchar contra representaciones sociales asociadas a la familia, al rol de la mujer y la valoración de unos estilos de liderazgos por sobre otros, lo que nos ha permeado, asimilando e imitando aquellos estereotipos que son los mismos nos han oprimido históricamente.

El derecho al trabajo para las personas guarda directa relación con el desarrollo de la autoestima, la autorrealización, y el fortalecimiento de las relaciones sociales y afectivas. Más aún para las mujeres, implicando por tanto, un camino de autonomía y ejercicio de derechos ciudadanos con un cariz emancipatorio.

Asimismo, el bienestar de la economía no solo depende de la innovación o la tecnología, la articulación de un sistema funcional mucho tiene que ver con diversidad, con integración y equidad entre los miembros de la sociedad.

Es así como el origen de los modelos de relaciones laborales se vinculan con el reconocimiento de la desigualdad económica estructural entre capital y trabajo, considerando al trabajador como la parte más desfavorecida en cuanto a su poder de negociación, no es casualidad por ello, que esta Reforma posea como piedra angular de discusión las reglas de derecho colectivo.



No profundizaremos en los detalles perfectibles de la Reforma en su conjunto, sino más bien abordaremos en el objeto de este análisis, la brecha de género.

El proyecto de ley de Reforma Laboral pretende cumplir los convenios internacionales suscritos sobre libertad sindical, en especial los Convenios 87 y 98 de la OIT. El supraobjetivo es promover el desarrollo de relaciones laborales modernas, justas y equilibradas, de ahí la trascendencia de poner atención a las siguientes cuestiones.

Tiempo atrás, en la discusión parlamentaria esto fue mejorado, y es por ello que se aprobó por parte de la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, la indicación realizada por los diputados socialistas Denisse Pascal y Osvaldo Andrade, respecto de una cuota de género de 30% en las directivas de los sindicatos, en las federaciones y confederaciones. Asimismo, el pasado miércoles se presentó ante el Senado en el mismo tenor,  indicaciones con la finalidad de agregar al artículo 231 del CT una mayor cuota de género en la conformación de sindicatos, aumentando la proporción a un tercio de mujeres, directoras, del total de integrantes del directorio del sindicato. En el mismo sentido, se aumentó idéntica cuota de género en el artículo 272 sobre la conformación de federaciones y confederaciones y en el artículo 278 sobre las centrales sindicales.

Sin duda, esta moción significa un tremendo avance normativo en cuanto a igualar la participación femenina en las organizaciones sindicales. Por derivación, simbolizará una mayor representatividad de las exigencias de las trabajadoras en cuanto a sus propuestas y derechos.

Este aumento en la cuota de género es una excelente señal para aminorar y estandarizar las cifras expuestas por la Dirección del Trabajo respecto a la  tasa de sindicalización que evidencian la subrepresentación de un sector que constituye el 40% de la fuerza de trabajo ocupada con potencial de sindicalización (mujeres con 12% aprox. del cual sólo el 24% son dirigentas sindicales).

No es casual señalar la inclusión de los conceptos de “directores y directoras” en la modificación de dichos artículos, cuestión que no se consigna de igual manera en el resto de las indicaciones presentadas.

Por otro lado, ya en indicaciones anteriores la Comisión de Trabajo del Senado aceptó la propuesta para que las negociaciones colectivas puedan incluir acuerdos que fomenten la corresponsabilidad del cuidado entre madres y padres trabajadores. Si bien este también es un progreso, resulta aún demasiado limitado pues afecta sólo a quienes negocian colectivamente (6,4% de los asalariados privados).

Otro gran avance del proyecto, es el requerimiento de la planilla de trabajadores y las funciones que desempeñan como también la información financiera de la empresa.  Este derecho de acceso a la información  debiese contribuir a combatir las estratificaciones ocupacionales y las brechas de remuneración existentes en materias de género.

Desde 1952 que la OIT consagró la obligación estatal de promover y garantizar la igualdad en la remuneración de la mano de obra masculina y femenina por trabajos de igual valor (Convenio N° 100 OIT.), convenio que Chile ratificó en 1971.  Recién en 2009 entró en vigencia la Ley N°20.348 de igualdad salarial entre hombres y mujeres, la cual, sin embargo, no ha dado los efectos esperados.

Por último, he aquí la mayor omisión de la Reforma Laboral. El proyecto no modifica el artículo 203 CT que establece el “Derecho a Sala Cuna” como una obligación de aquella empresa con sus trabajadoras en caso de que sean 20 o más empleadas. Dicho artículo causa desempleo y menores salarios para las mujeres, pues se transforma en un impuesto a la contratación femenina, desincentivándola. 

Es perentorio rediseñar el sistema de protección de la Maternidad, de manera que el reconocimiento de la conciliación  trabajo - familia una realidad, pues su modificación igualaría los costos de contratación por género.

Finalmente, la Reforma Laboral aún está lejos de alcanzar los estándares de igualdad saludable para una sociedad equitativa, pero se instala como una acción afirmativa destinada a acelerar un proceso que, además de lento, no ha ocurrido cuando se lo ha dejado a la voluntad y  al mérito de los empleadores.




La igualdad de género debe estar presente y ser un punto estratégico en la discusión y este es el momento para establecer parámetros colectivos de igualdad, que se concreten en salarios y beneficios, estructuras laborales funcionales e integras, posibilidades reales de ascenso profesional, acceso a los puestos de trabajo, capacitaciones, prevención de accidentes y del acoso sexual y laboral, protección a la maternidad y conciliación entre trabajo y vida personal.


Lo fundamental, entonces, es hacer converger los esfuerzos para acelerar el cierre de brechas tanto en materia de sindicalización como de la participación en instancias de decisión sobre los destinos colectivos ya que avanzar en esta materia no es solo  fundamental para garantizar la inserción plena de las mujeres en el mercado laboral, sino que es un desafío de índole cultural para toda la sociedad.

jueves, 18 de febrero de 2016

MANGOMANÍA: UNA HISTORIA SOBRE LA REVOLUCIÓN CULTURAL


  
Por Uriel González :: @urielgonzalez
A mediados de la década de los 60s China estaba sumida en el caos de la revolución cultural, impulsados por Mao, millones de jóvenes guardias rojos tomaron las calles, escuelas y fábricas en toda China, imponiéndose sobre la burocracia comunista tradicional en nombre del fanatismo más extremo hacia el Presidente Mao.
En medio de estas cruentas luchas de poder, Mao recibió un día de 1968 al Ministro de Relaciones Exteriores de  Pakistán, quien le entrego de regalo una canasta de mangos, fruta hasta el momento prácticamente desconocida en China.
¿Qué tiene de especial esto? Al parecer nada…pero dentro de las luchas anárquicas de las distintas facciones en la revolución cultural los más pequeños gestos de Mao constituían la fuente de legitimidad más incontestable para cada una de las pandillas de guardias rojos que asolaban el país, así, millones de cartas y solicitudes se enviaban a cada minuto a Beijing para que el Presidente Mao expresara su parecer sobre una disputa en alguna escuela agrícola, granja comunitaria o fabrica, muchos casos en los cuales y de forma abiertamente ambivalente, el emperador rojo contestaba los pedidos a favor de uno u otro de los grupos, sin ningún ánimo de parar el caos.
¿Y los mangos?, para dar su respuesta a un conflicto en la Universidad Qinghua al norte de Beijing, Mao envío parte de los mangos como regalo al grupo al que había dado la razón en el conflicto por el control de la universidad, estos mangos a su vez fueron enviados por los maoístas universitarios a sus lotes amigos en otras ciudades y pronto empezó a correr la voz de que el Presidente Mao en una muestra más de su bondad había regalado una fruta nueva y maravillosa a quienes defendían más lealmente su pensamiento contra los reaccionarios.

Las cartas comenzaron a cambiar, ya que esta vez además de solicitar orientaciones o denunciar a grupitos rivales, se pedía alguno de los frutos dorados del Presidente Mao como regalo, ya que para los millones de jóvenes fanáticos que caminaban al sol recitando las frases del Libro Rojo, portando retratos de Mao, cantando y bailando canciones que hablaban sobre su amor y bondad mientras apaleaban y colgaban a sus antiguos maestros de la escuela o autoridades de sus pueblos acusados de ser contrarevolucionarios, esta fruta mágica seria definitivamente lo más cerca que se podría estar de su ídolo máximo.
Para esa altura ya los mangos de la Universidad Qinghua estaban en pequeños altares en fábricas y granjas en control de los jóvenes revolucionarios, pero por más maoístas que fueran estas frutas pronto se pudrieron, a pesar de que algunas se pudieron conservar un poco más en cajas de vidrio al vacío o cubiertas por capas de cera, pero las solicitudes de mangos no cesaban así que se empezaron a fabricar réplicas de plástico a escala, que primero fueron docenas cuidadosamente fabricadas y conservadas, pero luego fueron cientos, incluso ya fabricadas sin control fuera de Beijing por revolucionarios de muy buena intención pero que jamás habían visto un mango, por lo que la ancestral tradición de las copias chinas de productos tuvo esta vez su expresión en forma de mangos plásticos similares a papas, peras o manzanas.
La mangomania en marcha duro más de un año dentro de la ya por entonces sangrienta revolución cultural, crónicas y registros de la época muestran preparativos en pequeñas aldeas movilizadas para dar la bienvenida a cajitas de vidrio con mangos maoístas que llegaban en trenes especiales y se llevaban en largas procesiones, dentro de un país que había sufrido terribles hambrunas bajo todas sus formas de gobierno, la identificación de los lideres místicos con la abundancia agrícola o la asociación inmediata con la comida y la prosperidad era una tradición que bajo estas nuevas formas continuaba.


Mao seguía impasible el rumbo de los acontecimientos, hasta que ya al año siguiente surgieron los signos del colapso de la moda de los mangos, esto al abrirse la variante de los objetos sagrados la que obviamente fue escalando poco a poco, con manzanas del Presidente Maoel lápiz rojo del Presidente Mao y un sinfín de chucherías las que esta vez reemplazaban a las cartas y eran enviadas a la capital para su aprobación desde los más remotos confines de China, la mano ya se les había pasado a todos en esto y en todo hace largo rato dentro de la revolución cultural, pero lo que termino en definitiva la escalada de objetos maoístas fue una mini-máquina de rayos X con la frase “Siempre leales al Presidente Mao” regalada por los obreros industriales de la provincia de Guizhou, a la que los campesinos de la misma provincia respondieron enviando a Beijing docenas de Cerdos de la lealtad que no eran otra cosa que lechones con la palabra “Lealtad” afeitada en la frente.
Al ver que el fanatismo por los objetos maoístas empezaba a ser ridículo incluso en el contexto de la revolución cultural, Mao, exclamo una orden que esta vez no fue ambigua:
"Suàn le!" (¡Olviden eso!)

La revolución cultural no se detendría hasta prácticamente la muerte de Mao casi diez años después del episodio de los mangos, los jóvenes más rebeldes de universidades y ciudades serían enviados a trabajar al campo, donde se harían viejos masticando la rabia de haber sido piezas del ajedrez político del Mao, sabiendo que mientras trabajaban en el arrozal sus camaradas de las grandes ciudades del capitalismo chino compran mangos a dos dólares el kilo en los supermercados



BIBLIOGRAFIA

Murck, Alfreda, Mao's Golden Mangoes and the Cultural Revolution, Chicago, 2013.

Ying, Luo, Memories of the Cultural Revolution,Oklahoma, 2015.